Drie Fonteinen: Tradición, calidad y pasión

Armand Debelder es Drie Fonteinen. A priori esta puede parecer una exageración, pero es gracias a la tozudez, la persistencia y la obstinación de este hombre, que hoy día uno de los puntales del mundo lámbico belga no es solamente una realidad consolidada sino llena de futuro.

En 1953 Gaston Debelder (1917-2005) y su esposa Raymonde Dedoncker (1923-2005) se instalaron en Beersel dónde se hicieron cargo de Drie Fonteinen, una taberna construida el 1883 dónde además de servir se mezclaban lámbicas.

Al cabo de unos años el negocio pasaría a manos de los hijos de la pareja, Guido y Armand. El primero de ellos acabaría haciéndose cargo del restaurante familiar y Armand acabaría convirtiéndose en Geuze blender. A pesar de que los años 90 no fueron especialmente positivos para las cervezas de fermentación espontánea ya que su popularidad decreció mucho, Armand no desfalleció nunca en su objetivo, no solamente de mezclar lámbicas sino también de producirlas. La primera lámbica elaborada íntegramente en sus modestas instalaciones vió la luz en el año 99.

Desgraciadamente el 16 de Mayo de 2009 un fallo técnico en el sistema de refrigeración de su almacén estuvo a punto de poner punto y final al sueño de Armand. Lejos de desanimarse y tirar todas las cervezas que se habían recalentado y por tanto resultaban imbebibles, tuvo la genial idea de llevarlas a una destilería y reconvertirlas en el conocido Armand’s Spirit, cuyas ventas ayudarían a reflotar la empresa.

FullSizeRender 6

Afortunadamente estos desafortunados acontecimientos ya forman del pasado y a pesar de que Drie Fonteinen sigo siendo una empresa muy pequeña, con una producción de 1000 hl anuales, sus productos han obtenido un gran reconocimiento internacional por su calidad.

Por si todo esto no fuera suficiente y con el 2021 como horizonte, Armand Debelder acompañado por un nuevo equipo, se propone aumentar la producción hasta los 4000 hl. Efectivamente Michael Blanquart como maestro cervecero y Werner Van Obberghem como maestro financiero, son las dos personas destinadas a proyectar hacia el futuro el legado de un Armand que sigue manteniendo intacta la pasión que le ha permitido hacerse un sitio en el Olimpo lámbico.

En Lambicus las creaciones de Drie Fonteinen siempre han gozado de un protagonismo destacado, tanto por su calidad como por la filosofía que las inspira y por este motivo os invitamos a catarlas. Y ya os advertimos que pronto dispondremos de algunas de sus joyas más valoradas!!!

Albert Martínez

Lambicus

Etiquetas: Cerveza belga, Barcelona, Lambicus, driefonteinen,, lámbica,